Trump evita humillación y cancela recepción a campeones de NFL

Trump evita humillación y cancela recepción a campeones de NFL

Trump evita humillación y cancela recepción a campeones de NFL

"Desafortunadamente, Las Águilas se ofrecieron a enviar a unos pocos representantes, dejando claro que la gran mayoría de los jugadores no asistirían al evento", señaló en una nota la portavoz presidencial, Sarah Huckabee Sanders.

En lugar de la recepción con los campeones, Trump tiene previsto recibir a un grupo de seguidores de los Eagles, que ya tenían intención de acompañar al equipo a la Casa Blanca. "Estaré allí a las 3:00 p.m. con la banda de marines de Estados Unidos y el coro del ejército para celebrar a Estados Unidos".

Después de pedir a los presentes que cantasen con él la canción patriótica America the Beautiful y el himno nacional, el presidente lanzó varios mensajes patrios. "¡Lo siento!", escribió en su cuenta personal de Twitter el magnate norteamericano.

Ese corto mensaje fue un dardo a los jugadores de la NFL que se arrodillaron o cruzaron los brazos en la última temporada durante el himno nacional, que siempre suena antes de los partidos, para protestar por la violencia policial en contra de los afroamericanos.

Por su parte, la Asociación de Jugadores de la liga profesional de futbol americano (NFLPA, en inglés) mostró su descontento con la decisión de Trump de cancelar el acto de conmemoración del triunfo de los Eagles.


La noticia fue dada a conocer a través de un comunicado emitido por la oficina de la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca.

Bajo una nueva política presentada el mes pasado por el comisionado de la NFL, Roger Goodell, y aplaudida por Trump, los equipos serán multados si los jugadores en el campo no se ponen de pie durante el himno nacional, 'The Star-Spangled Banner'.

El año pasado, Trump describió a los jugadores que se arrodillaban durante el himno para llamar la atención sobre la injusticia racial como "hijos de puta" que estaban insultando a la bandera y a la nación.

Las declaraciones provocaron una ola de protestas en toda la liga en septiembre, lo que enfureció a algunos aficionados y colocó a varios conservadores, dueños de equipos que respaldan a Trump, en una posición incómoda a medida que bajaban las audiencias de los juegos televisados. Permanecer en el vestuario mientras se toca nuestro himno nacional es tan irrespetuoso como arrodillarse.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]