Según un estudio, así es la cara "real" de Dios

Según un estudio, así es la cara

Según un estudio, así es la cara "real" de Dios

Esa es tal vez la imagen más popularizada que hay, por lo menos en la cultura popular, del rostro de Dios.

Los participantes del estudio seleccionaron -de cientos de caras a disposición- el rostro que se acercaba a su representación.

Un equipo de psicólogos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill ha utilizado una nueva técnica para reconstruir el rostro de dios según la percepción de una muestra de 511 cristianos estadounidenses. El resultado muestra a una persona joven con rasgos más finos y no tan caucásico, demostrando cómo ha cambiado la percepción de la imagen de Dios con el tiempo. Y lo más interesante es que proyecta en él algunas de sus características personales, desde su propio aspecto físico hasta sus ideas políticas. Estos preferían imaginar una divinidad más caucásica y poderosa.

"Estos sesgos podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren", sugirió Joshua Conrad Jackson, autor principal del estudio.

"Investigaciones anteriores muestran que los conservadores están más motivados que los liberales para vivir en una sociedad bien ordenada, una que estaría mejor reflejada por un Dios poderoso".

"Por otro lado, los liberales están más motivados para vivir en una sociedad tolerante, que estaría mejor regulada por un Dios amoroso", sumó el psicólogo. Y los afroamericanos creían en un Dios que parecía más afroamericano que los caucásicos.


El estudio también concluyó que las características demográficas de cada persona también tenían que ver con la imagen que tenían de Dios.

Los más jóvenes creían en un Dios más joven.

Kirt Gray, profesor de la Universidad de Carolina, dice que la "gente suele proyectar sus creencias en los demás y por eso la apariencia de Dios es así: las persona no sólo creen que Dios piensa como ellas sino que también creen que se parece a ellas".

Un dato curioso de la investigación es que los participantes no mostraron un sesgo sobre si el Dios era hombre o mujer, ya que creían en una deidad tanto masculina como femenina.

Según explican los investigadores en la revista PLOS ONE, estos resultados también hablan del amplio alcance de las diferencias religiosas: incluso las personas de la misma nacionalidad y la misma fe parecen pensar de manera diferente acerca de la apariencia de Dios.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]