La caída del obispo Alejandro Goic

La caída del obispo Alejandro Goic

La caída del obispo Alejandro Goic

Mediante un comunicado, la iglesia indicó que su máxima autoridad aceptó el desistimiento "al gobierno pastoral de la diócesis de Rancagua, presentada por monseñor Alejandro Goic Karmelic; y al gobierno pastoral de la diócesis de Talca, presentada por monseñor Horacio Valenzuela Abarca". "La dolorosa circunstancia que vive la Iglesia le imprimen un sabor amargo a este momento", declaró Goic, en conferencia de prensa. Tras ser anunciado por el Vaticano, aseguró que acoge "esta voluntad del Santo Padre" con el objetivo de trabajar con la comunidad pese al estado en que se encuentra la diócesis de Rancagua tras las investigaciones por abuso sexual y actor impropios contra menores.

Ya el pasado 11 de junio el pontífice aceptó tres de las renuncias: la del obispo de Osorno, Mons.

Valenzuela y Barros son dos de los cinco obispos formados por Karadima acusados de encubridores por tres víctimas de abusos sexuales del cura.

Los 34 obispos de Chile presentaron en mayo su dimisión, cuatro meses después de la visita del papa a ese país. Estos sacerdotes fueron denunciados por presuntos delitos sexuales consumados en una red denominada La Familia durante al menos una década.

"Estoy bastante desilusionada y defraudada, enojada", manifestó y señaló que tras reunirse con investigadores papales enviados por Francisco a Chile en febrero, solicitó que no removieran a Goic para que "él asumiera su responsabilidad como encubridor en el caso Rancagua".


La otra renuncia aceptada por el Papa Francisco fue la del obispo Horario Valenzuela, quien hace años envió un carta al Vaticano en donde defendía a Fernando Karadima cuestionando los testimonios de las víctimas.

Francisco nombró a los obispos auxiliares de Santiago, Luis Ramos Pérez y Galo Hernández Villaseca, como administradores apostólicos del Rancagua y Talca, respectivamente.

Dos víctimas de los abusos sexuales de Karadima también reaccionaron a través de las redes sociales.

Explicó que estos administradores apostólicos pueden estar en ese cargo hasta dos años, ya que para nombrar a un obispo permanente se debe decidir con tiempo, analizando quién es la mejor persona para ocupar ese puesto.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]