España retira orden de captura contra el líder catalán Carles Puigdemont

España retira orden de captura contra el líder catalán Carles Puigdemont

España retira orden de captura contra el líder catalán Carles Puigdemont

Un juez del Tribunal Supremo español abandonó los pedidos de extradición de seis políticos separatistas catalanes acusados de rebelión, entre ellos Carles Puigdemont.

El Tribunal Supremo de España rechazó hoy la entrega del ex presidente del Gobierno catalán Carles Puigdemont en las condiciones acordadas por la Justicia alemana, es decir, para ser juzgado solo por un delito de malversación de caudales públicos y no de rebelión, según el auto emitido hoy. No obstante, la Justicia mantiene las órdenes nacionales de detención, por lo que todos serán detenidos si entran en España.

"El mecanismo (de la Euroorden) permitía (sic) impulsar, de ese modo, la eficacia transfronteriza del derecho penal y compensar con ello las dificultades que surgen de la facilitación de la huida de las personas supuestamente responsables de la comisión de delitos, como consecuencia de la eliminación del control de personas en las fronteras interiores de la Unión como consecuencia del Acuerdo de Schengen", expone Llarena en su exposición de motivos en el que usa el pasado como tiempo verbal. "Se han inventado un relato que todas las democracias europeas están desmontando", ha afirmado en el mismo tuit minutos después de que haya trascendido la decisión de Llarena.

"En tal sentido -argumenta Llarena- no resulta conforme con la Decisión Marco que se deniegue la tramitación de la orden de detención respecto de unos hechos principales de rebelión o sedición (limitándose el ejercicio de la jurisdicción española a la persecución del delito de malversación de fondos públicos), a partir de un análisis en el que las autoridades judiciales del país de ejecución no realizan una ponderación en abstracto del pronóstico de tipicidad sospechado, sino que abordan el definitivo juicio de subsunción de los hechos en los tipos penales". Sobre este segundo requisto, desde Schleswig-Holstein llamaron la atención acerca de la orden de arresto internacional se había producido sin una orden de arresto nacional previa. También ha dicho que, al actuar así, "ha adelantado un enjuiciamiento que no es coherente con la cristalización progresiva de la imputación", todo "desde un posicionamiento desacertado".


Sus críticas hacia el tribunal alemán no terminan aquí.

Según reporta la agencia EFE, Llarena considera que el Tribunal de Schleswig-Holstein ha minado su capacidad como instructor, pero descarta llevar la actuación alemana al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que se pronuncie sobre ella.

Llarena responde de esta manera a la decisión del Tribunal Regional de Schleswig-Holstein de entregar a Puigdemont únicamente por el delito de malversación al entender que los actos que se le imputan en esta causa no se corresponden en Alemania ni con el delito de rebelión ni con el de perturbación del orden público, así como tampoco con el delito de alta traición.

En el escrito, el fiscal asegura que, con su decisión de entregar a Carles Puigdemont a España por malversación pero no por rebelión, el tribunal alemán ha asumido funciones de enjuiciamiento atribuidas por la ley al Supremo, "lo que dificulta notablemente la posibilidad de reconocer efectos jurídicos a semejante decisión".

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]