Compara regímenes de Ortega y Maduro con dictadura de Somoza

Compara regímenes de Ortega y Maduro con dictadura de Somoza

Compara regímenes de Ortega y Maduro con dictadura de Somoza

El gobierno presidido por su marido, Daniel Ortega, no está movido por el "odio ni el afán de venganza" pero no olvidará lo sucedido, advirtió.

La Conferencia Episcopal, mediadora y testigo del diálogo nacional para afrontar esta crisis, propuso a Ortega adelantar las elecciones generales para el 31 de marzo de 2019, sin que él pueda presentarse a la reelección.

La manifestación y el cierre simbólico de la Embajada de Nicaragua en México se realizó con la intención de recordar los 39 años del triunfo de la revolución sandinista.

Ortega reveló que cuando los obispos le hicieron esa propuesta, el 7 de junio pasado, se "sorprendió" y cuando recibió el documento, que además de adelantar los comicios planea la reestructuración del Estado, se dijo: "Están comprometidos con los golpistas".

Ortega, quien afirmó que esta situación tiene de fondo un intento de golpe de Estado, se mostró complacido con el ofrecimiento, y agradeció "el mensaje que ha traído el canciller de la hermana República de Venezuela".

Según dijo, dentro del Episcopado hay obispos con posiciones de mayor confrontación y otros más moderados, "pero lamentablemente siempre se impone la línea de la confrontación, no de la mediación".


El mandatario también lamentó que los obispos hayan convocado este viernes 20 de julio a un día de ayuno y oración en el que se rezará una oración de exorcismo a San Miguel Arcángel en desagravio por las profanaciones de estos últimos meses contra Dios con la violencia que también ha tenido como blanco varias iglesias y varios prelados como el Nuncio Apostólico, el Arzobispo de Managua y el Obispo Auxiliar de la capital, Mons.

Murillo reafirmó el compromiso del gobierno con la defensa de la seguridad y vida de los connacionales.

Ortega llamó a sus simpatizantes a mantenerse "sin bajar la guardia, a seguir defendiendo nuestros derechos, nuestras decisiones".

Del otro lado, el presidente, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo, no dudaron en calificar nuevamente de "golpistas" a las autoridades eclesiales y culparlos de las muertes ocurridas en estos tres meses.

Dijo que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, todas las instituciones del Estado nicaragüense y nuestro pueblo heroico, valiente, luchador, revolucionario, victorioso, que permaneció en cautiverio delincuencial criminal, y terrorista, cuida hoy, frente a su Estado y Gobierno, junto a sus instituciones, esa paz que venimos recuperando, desde nuestra absoluta convicción de que Dios es justo y ama la paz de sus siervos, "por lo que nuestros corazones toman aliento frente al terrorismo golpista".

La crisis que enfrenta estalló el 18 de abril tras una fallida reforma al seguro social, que luego de la muerte de manifestantes derivó en la demanda para que deje el poder.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]