Trump aumenta aranceles metales de Turquía en 20 y 50%

Trump aumenta aranceles metales de Turquía en 20 y 50%

Trump aumenta aranceles metales de Turquía en 20 y 50%

"Acabo de autorizar que se dupliquen los aranceles sobre el acero y el aluminio de Turquía ya que su moneda, la lira turca, se deprecia rápidamente hacia abajo contra nuestro fuerte dólar", señaló el presidente estadounidense, Donald Trump, en su cuenta oficial de Twitter.

La Casa Blanca ya había impuesto en marzo aranceles aduaneros suplementarios de alrededor de 25 % y 10 % a las importaciones de acero y del aluminio, lo cual significa que ahora esos productos estarán gravados en lo sucesivo con un 50 % y 20 %, respectivamente.

"Nuestras relaciones con Turquía no pasan por un buen momento", precisó el mandatario estadounidense. Eso significa que seguramente llevará algo de tiempo implementar ese incremento.

El presidente Tayyip Erdogan pidió el viernes a los turcos que intercambien oro y dólares por liras, en una jornada en la que la divisa local llegó a desplomarse un 14 por ciento por temor a la influencia del mandatario en la política monetaria y el empeoramiento de las relaciones con Estados Unidos.

Estados Unidos impuso hace una semana sanciones económicas contra dos ministros turcos implicados en el arresto de Brunson, cuya puesta el libertad inmediata exige Washington.


Dirigiéndose a una multitud de seguidores en la ciudad costera de Trabzon, en el Mar Negro, Erdogan repitió su petición a los turcos, por tercer día consecutivo, para que vendan euros y dólares para apuntalar la lira.

Pero el país se encuentra sumido en una preocupante inestabilidad económica. "Esta será la respuesta de mi pueblo a quienes han librado una guerra económica contra nosotros", agregó.

Estados Unidos han usado cada vez más sanciones económicas contra enemigos como Irán o Corea del Norte, pero es muy raro que una administración imponga aranceles de importación por cuestiones políticas o judiciales con otros países.

Los dos gobiernos están enfrentados por una amplia serie de temas, desde los intereses divergentes sobre la guerra en Siria, la intención de Turquía de comprarle sistemas de defensa a Rusia, y el caso del pastor evangélico Andrew Bunson, sometido a juicio en Turquía bajo acusaciones de terrorismo, y de quien Washington exige su liberación. El presidente dijo que los problemas fueron causados por otros países, que no nombró, pero Erdogan constató que: "Nuestras relaciones con estos países han llegado a un punto irreparable".

El religioso fue encarcelado en octubre de 2016 por sus presuntos vínculos con el movimiento del clérigo islamista Fethullah Gulen y por apoyar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, reconocido como terrorista por Ankara. Erdogan dijo que se conformaría a la ley en lo que los tribunales resuelvan sobre Brunson.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]