Banco de Turquía inyecta capital para frenar caída de la lira

Banco de Turquía inyecta capital para frenar caída de la lira

Banco de Turquía inyecta capital para frenar caída de la lira

"Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento", escribió Trump en su cuenta de la red Twitter.

Ya antes de la crisis con Estados Unidos, los economistas anunciaban una inminente tormenta financiera.

Los economistas describen al presidente turco como un partidario del "crecimiento a cualquier precio", empezando por el de un fuerte endeudamiento.

Hablando en una entrevista exclusiva con el canal de televisión iraní HispanTV, el experto español en política ha dicho creer que la Administración estadounidense presidida por Donald Trump está enojada por el creciente acercamiento entre su antiguo aliado turco, por un lado, y Rusia y China por otro, y por ello intenta por todos los medios posibles provocar un golpe de Estado contra el Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.

La tensión entre Ankara y Washington sólo ha hecho "exacerbar" una crisis económica emergente, explica Paul T. Levin, director del Instituto de Estudios Turcos de la Universidad de Estocolmo.

El Banco central de Turquía debe ser en teoría independiente, pero muchos economistas estiman que cada vez está más bajo la presión de Erdogan.


Su decisión de no aumentar sus tasas de interés la semana pasada causó alarma en los mercados.

Erdogan además nombró ministro del Tesoro y de Finanzas a su yerno, Berat Albayrak, alguien con poca experiencia.

No obstante, después del anuncio del supervisor bancario otomano y a la espera de conocer las medidas concretas que aplicará el Gobierno de Turquía, la lira turca recuperaba parte del terreno perdido alcanzado un cambio de 6,8090 frente al 'billete verde'.

"Las medidas respecto a la liquidez no atacan el problema principal que es la caída de la lira", asegura Konstantinos Anthis, analista para ADS Securities.

Desde el rand sudafricano al peso argentino, pasando por el real brasileño o el rublo ruso, la mayoría de las divisas emergentes se hunden desde hace una semana por el desplome de la lira turca, prueba de la vulnerabilidad de estas economías muy dependientes de los capitales extranjeros.

El efecto dominó de esta crisis turco-estadounidense evidencia sobre todo el nivel de vulnerabilidad frente al dólar, y más de manera general frente a los inversores extranjeros de las economías emergentes.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]