Trump: Si no incluimos a Canadá en el TLCAN, no pasa nada

Trump: Si no incluimos a Canadá en el TLCAN, no pasa nada

Trump: Si no incluimos a Canadá en el TLCAN, no pasa nada

Después de una semana de interminables negociaciones en torno al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Donald Trump, cuando creía haber sentado las bases de un acuerdo con México, se encuentra con que Canadá no da su brazo a torcer.

Las conversaciones comerciales entre los Gobiernos estadounidense y canadiense terminaron sin acuerdo, y el Presidente Donald Trump ya notificó al Capitolio su intención de firmar un acuerdo con México, pero también con Canadá, sólo si está dispuesto dicho país. "Encontrarán que hay enormes beneficios para nuestros trabajadores, agricultores, rancheros y empresarios".

"Las conversaciones fueron constructivas e hicimos progresos (.) Nuestro equipo se verá con la ministra Freeland y sus colegas el miércoles de la próxima semana", informó Lighthizer.

"También hemos negociado con Canadá a lo largo de este proceso de un año".

A su llegada a la reunión, la funcionaria ya había deshecho cualquier optimismo de un acuerdo temprano que permitiera la reintegración de México a las pláticas.

La Administración Trump busca la apertura de la industria láctea de sus vecinos con gestión de la oferta y sin paneles para solucionar controversias, exigencias que Canadá considera que desmantelarían su sistema.


El anuncio se dio durante la mañana del lunes en la Oficina Oval de la Casa Blanca. "Canadá no ha otorgado concesiones a la agricultura".

Ahora que las delegaciones estadounidense y canadiense continuarán negociando más allá del plazo, los miembros del Congreso teóricamente podrían oponerse, pero es poco probable que lo hagan, ya que la mayoría desea que Canadá siga siendo parte del pacto, indicó el NYT.

El juego a tres bandas se resiste: Canadá no se cansa de repetir el lema del primer ministro Justin Trudeau, de que es mejor que no haya acuerdo a que haya un mal acuerdo.

En opinión del académico, la única manera de romper el callejón sin salida de las renegociaciones del TLCAN, y conseguir que Trump sofocara la bomba proverbial sin detonarla, fue permitirle su rabieta contra Trudeau, quien de alguna manera habría ofendió al presidente de Estados Unidos a principios de este verano, después de la Cumbre del G-20 en Ottawa.

Trump confirmó sus duros comentarios "off the record" hechos a Bloomberg News y revelados por el diario Toronto Star.

Según los términos de la ley estadounidense, Trump debe esperar 90 días antes de firmar el nuevo pacto.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]