Maduro disfrutó de costosa comida — Crisis en Venezuela

El chef decidió borrar las fotos con el mandatario venezolano en su cuenta de Instagram, cuando se inundó de críticas.

Sin embargo, el lunes quedó demostrado que la crisis financiera que golpea el bolsillo de todos los venezolanos al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no le afecta ni le da remordimiento de conciencia, ya que a través de las redes sociales se viralizó un video donde el Ejecutivo Nacional acompañado de su esposa, Cilia Flores, se comen un buen trozo de carne en un restaurante en Estambul. Allí compartimos en un restaurante famoso. Incluso varios de ellos han comentado las publicaciones del reconocido chef y han criticado su recibimiento al presidente. La cena fue en el restaurante Nusr-Et, en donde un plato puede costar más de 275 dólares. Eso representa entre dos y ocho meses del salario mínimo en Venezuela, según la cotización oficial.

Durante la visita de Maduro, exchofer de autobús que se define como "presidente obrero", el local estuvo custodiado por hombres fuertemente armados que portaban insignias policiales turcas.

Uno de los numerosos graffitis con la palabra hambre pintados en negocios de Caracas para denunciar la crisis y falta de alimentos.

Maduro aparece en un video de un minuto y 28 segundos de duración en YouTube viendo como Salt Bae le prepara los cortes que comería minutos después.

Venezuela's economy has collapsed, 3/4 of the population say they struggle to find enough food, there is no medicine, over 2 million people have fled since 2014 and even toilet paper is in short supply, but Maduro is sucking back on a cigar at Salt Bae.


En él, se escucha a Maduro diciendo: "Esto es una sola vez en la vida, ¿verdad?".

"Nos vemos en Caracas", le dijo Maduro a Salt Bae. El gobierno, que asegura ser víctima de una "guerra económica" de empresarios de derecha, afirma que ese índice es de alrededor del 20%.

Una encuesta realizada por tres destacadas universidades venezolanas estimó que el 87 por ciento de los hogares vivían en la pobreza en 2017, mientras que el 64 por ciento de los venezolanos perdió peso el año pasado, 11,4 kilogramos de media.

Venezolanos exiliados conversan en un asentamiento ubicado cerca de la estación de buses Carcelén, en el norte de Quito, Ecuador.

"¡Venezuela se muere de hambre y el dictador asesino de Maduro dándose un banquete de más de 1.500$ con tu dinero!"

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]