Trump restringe el asilo a los inmigrantes

Trump restringe el asilo a los inmigrantes

Trump restringe el asilo a los inmigrantes

Así, el gobierno de Trump estaría justificando su negativa a recibir a los centroamericanos con el argumento de buscar la forma de descongestionar un sistema saturado: que sólo sean atendidos los casos que se presenten exclusivamente en los puntos fronterizos... no importando que "la ley estadunidense permite específicamente a los individuos que postulen al asilo sin importar si están o no en un puerto de entrada", según indica la organización de defensa de los derechos humanos ACLU.

Concretamente esta decisión implica que los migrantes que no lleguen a Estados Unidos por un puerto de entrada autorizado no van a poder pedir asilo.

"La continua y amenazante migración en masa de extranjeros sin base para su admisión en Estados Unidos a través de nuestra frontera sur ha precipitado una crisis que socava la integridad de nuestras fronteras", asegura el mandatario en la proclamación presidencial, considerada un nuevo paso en la restricción de una protección garantizada por el derecho internacional que se espera enfrente contestación en los tribunales.

"La llegada de un gran número de extranjeros contribuirá a la sobrecarga de nuestro sistema de inmigración y asilo. Hoy, estamos usando la autoridad que nos otorgó el Congreso para prohibir a los extranjeros que violan una suspensión presidencial de ingreso u otra restricción de elegibilidad de asilo ".

Trump anunció la semana pasada su intención de limitar las solicitudes en la frontera, sin ofrecer grandes detalles.


Esta es la última de una serie de polémicas iniciativas lanzadas por el presidente Trump contra la inmigración, que está orientada hacia la frontera con México.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó hoy limitar las opciones para solicitar asilo en la frontera con México, de forma que quienes acceden de forma irregular no puedan conseguirlo.

Trump utilizó los mismos poderes que aprovechó para restringir la admisión de ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana, una medida que fue ratificada en la Corte Suprema.

Generalmente, las autoridades liberan a los solicitantes mientras se gestionan sus casos porque estos no suponen un peligro y por la falta de espacio en los centros de detención estadounidenses, que Trump pretende ampliar.

Sin embargo, activistas han denunciado que muchos de los demandantes de asilo llegados irregularmente a pie han sido privados de libertad durante meses en el gobierno de Trump. El 85 % de los migrantes es de Honduras, el 8 % de Guatemala, el 5 % de Nicaragua y el restante 2 % de otros países.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]