La historia de la gigantesca vaca australiana

La historia de la gigantesca vaca australiana

La historia de la gigantesca vaca australiana

Knickers obtuvo fama por que ser un buey de gran tamaño, mide 1 metro con 94 centímetros (casi tan alto como el exjugador de la NBA Michael Jordan) y pesa 1.400 kilos.

Es evidente que Knickers no es una vaca cualquiera.

Cuando se dio a conocer la historia de Knickers, que en español significa 'Calzones', su fama comenzó a crecer rápidamente gracias a las redes sociales, donde los usuarios continuamente le demuestran su cariño.

Más allá del efecto visual que ha convertido a Knickers en un fenómeno mediático, su gran tamaño le ha salvado la vida.

Aunque en realidad no es una vaca, es un novillo, ya que es macho, por ese motivo iba a acabar al matadero.


Pearson, explicó también a 'The Guardian' que debido a su tamaño no podía venderse para su sacrificio.

¿La razón? Era demasiado grande. "Es demasiado grande para las especificaciones del matadero, demasiado pesado para las máquinas y seguramente estaría colgado tocando al suelo, lo que generaría problemas de contaminación y sus cortes de carne serían demasiado grandes". Una teoría puede ser que no se le puso un límite de altura al crecer. Los novillos se venden generalmente a plantas procesadoras a la edad de dos o tres años pero Knickers, con 7 años, pudo desarrollar su tamaño máximo.

Aunque Knickers no es el novillo más grande del mundo, se acerca.

Knickers es la más grande de Australia, pero no supera a una res italiana que ostenta el récord mundial con 2267 kg.

Cabe de mencionar que esta vaca no entró al libro de Record Guinness ya que el lugar lo ocupa otra vaca que superó los dos metros.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]