Tiraron una sustancia tóxica en un concierto y murieron seis personas

Tiraron una sustancia tóxica en un concierto y murieron seis personas

Tiraron una sustancia tóxica en un concierto y murieron seis personas

Siete de ellos, de entre 14 y 20 años, se encuentran en estado muy grave y su vida corre peligro, ha informado hoy el equipo sanitario que se encarga de su atención.

Un portavoz del cuerpo de los bomberos informó a Sputnik que unas 60 personas fueron hospitalizadas tras la estampida.

Según explicó a la agencia italiana Ansa Oreste Capocasa, comisario de Ancona, las víctimas mortales son cinco menores de edad (tres chicas y dos varones con edades comprendidas entre los 14 y los 16 años) y la madre de una de las muchachas, de 39 años, que había ido a la discoteca para acompañarla.

Una estampida entre cientos de jóvenes congregados para un concierto de rap en una discoteca de Corinaldo, cerca de Ancona, en Italia, dejó seis muertos y decenas de heridos la madrugada de este sábado.

Testigos mencionan que la multitud se aglomeró en una de las entradas, anteriormente esperaban la presentación del rapero italiano Sfera Ebbasta y supuestamente alguien dispersó spray pimienta. Los heridos, que sufren traumatismos y lesiones, fueron trasladados al hospital más cercano, en Senigallia, desde donde los más graves fueron trasladados a Ancona.

Se ha abierto una investigación para esclarecer las causas del siniestro aunque el ministro del Interior, Salvini, ya ha adelantado que es "probablemente cierto que en el interior del local hubiera mucha más gente de la prevista y de la permitida".


Como las salidas de emergencia estaban bloqueadas, ocurrió una estampida humana que botó a muchos a una cuneta lateral.

"Creo que la capacidad era inferior a las 900 personas", dijo Salvini.

Además, avaló que "en el área había una sustancia que molestaba, se habla de olor a amoníaco y de spray irritante".

"Lo que debía ser un encuentro alegre se ha convertido en una tragedia inaceptable", escribió el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en las redes sociales.

El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, ha lamentado los hechos en un comunicado en el que ha subrayado que "es necesario garantizar la seguridad en lugares de reunión concurridos, a través de rigurosos controles".

Una mujer junto al cadáver de una de las víctimas.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]