Condena colectiva en OEA a represión en Nicaragua

Condena colectiva en OEA a represión en Nicaragua

Condena colectiva en OEA a represión en Nicaragua

En la sesión de este jueves, cinco Estados miembros (Argentina, Colombia, Chile, EEUU y Perú) se mostraron a favor de evaluar la situación en Nicaragua mediante la Carta Democrática, una opción que también respaldó la vicepresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Esmeralda Arosemena de Troitiño.

Su artículo 20 establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización "se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático".

Si la Asamblea General, convocada para un período extraordinario de sesiones, constata que se ha producido la ruptura del orden democrático en uno de sus miembros y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, puede decidir su suspensión de la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los integrantes. El gobierno solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

En cambio para Venezuela, la amenaza de suspensión ha recorrido un largo camino, sin haber conseguido el cuórum para concretarla.

El objetivo de la sesión será la "consideración de la situación en Nicaragua", así como la presentación ante el Consejo Permanente del informe elaborado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH.


Países del continente manifestaron el jueves su preocupación por la tendencia autoritaria del presidente Daniel Ortega desde que protestas sacudieran a Nicaragua desde abril.

La embajadora argentina, Paula Berto, fue un poco más contundente al asegurar que el Gobierno de Ortega está cometiendo "terrorismo de Estado" y adelantó: "Muchos Estados estamos pensando en la aplicación de la Carta Democrática, muchos de nuestros Estados estamos pensando en una reunión de consulta extraordinaria".

El Grupo de Trabajo expresó entonces su firme condena a "la persecución de las últimas semanas contra organizaciones defensoras de derechos humanos, en particular a través de su criminalización y cancelación de personalidad jurídica, así como las reiteradas violaciones a la libertad de expresión de periodistas y medios de comunicación en Nicaragua".

Varios nicaragüenses se concentraron en las afueras de la sede de la OEA en Washington con banderas azul y blanco para protestar por la situación en el país.

"Asuman su responsabilidad, sean dignos, ya han perdido la credibilidad de la comunidad internacional, no pierdan la dignidad revolucionaria que alguna vez tuvieron", instó el secretario general a los gobernantes nicaragüenses.

Noticias relacionadas



[an error occurred while processing the directive]